RCC

“Mi querida Renovación Carismática”

Por Celia M. de Hovhanessian

 

celia-4

Desde el nacimiento de nuestra Comunidad (mayo 1981), hemos estado integrados al mover de esta bendita “Corriente de Gracia” que es la Renovación Carismática Católica.

Ya desde nuestros comienzos y como representante de la Comunidad “Santa María”, asistía a las reuniones de Vicaría donde me gozaba junto a otros hermanos por pertenecer a esta experiencia renovada en la fe.

Al poco tiempo el compromiso se acrecentó; asumí la responsabilidad de integrar el Equipo Coordinador de la Vicaría Belgrano y luego de dos períodos -ya como titular del mismo- fui Coordinadora de la Arquidiócesis de Buenos Aires y de la Región (Bs. As.), y así integré el Equipo Nacional en 1995 (Foto: Revista Resurrección – Agosto 1995).

Más adelante, ya en 1998, el Cardenal Jorge M. Bergoglio me confirmó en el cargo (respecto de la coordinación de la Arq. de Bs. As.) junto a nuestro querido hermano, José Torres. A su vez, coordinaba también la Región Buenos Aires en el marco de un equipo de trabajo e integraba el entonces Equipo Nacional.

Anteriormente en 1996 participé -como miembro del Equipo Nacional- en el XVI Encuentro Carismático Católico Latinoamericano –ECCLA– en Ciudad del Este (Paraguay).

En esos años, me hice cargo de la producción del boletín de la RCC de la Arquidiócesis y de la organización de los almuerzos para los sacerdotes y diáconos que se hacía con frecuencia mensual, donde se reunían muchos provenientes de distintos lugares, tanto de la Arquidiócesis como de la Región Buenos Aires.

Por muchos años fui enviada por el Equipo Nacional a representar a la R.C.C. en el DEPLAI (Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina) y más adelante volvería a integrar por otro período el Equipo de Coordinación de la Vicaría Belgrano.

Lugar que hoy vuelvo a ocupar como suplente, sobre todo poniendo al servicio del Equipo mi experiencia de 30 años en este camino. Por lo cual agradezco al Señor por los hermanos con quienes cumplimos esta hermosa tarea…  Jorge, Stella Maris y Loly: Dios los bendiga abundantemente!!!

En 1995 inscribí, saqué pasajes y acompañé a un contingente de aprox. 70 sacerdotes a Embalse Río Tercero al Retiro de “Obispos, Sacerdote y Diáconos” que predicaba el P. Raniero Cantalamessa y que organizó el Equipo Nacional; en el que participaron alrededor de 500 concurrentes.

De esa ocasión tengo un entrañable recuerdo, haber compartido junto al P. Cantalamessa y a Fray Salvador Gurrieri un almuerzo, en el cual mantuvimos un hermoso diálogo… cuánta riqueza en estos hombres de Dios!!!

Recuerdo que durante los períodos en que integré el Equipo Nacional me ocupaba fuertemente de todo lo que tuviera que ver con organización en distintas áreas; por ejemplo todo aquel sacerdote, laico, predicador o coordinador que por cualquier circunstancia atinente a la RCC pasaba por Bs. As., era mi tarea recibirle en el Aeropuerto y coordinar sus viajes y estadía.

En varias oportunidades se hospedaron en nuestra casa, cosa que nos honra. Entre ellos, el entonces Asesor Nacional: P. Salvador Gurrieri (con quien hasta hoy nos une una hermosa amistad), el P. Mauricio Uribe (Colombia), el P. Emilio Tardiff. (Rep. Dominicana), el  P. Jaime Burke (Irlandés, proveniente de USA), el P. Carlos Carabajal entre otros. Recuerdo también que tuve el honor de recibir también al P. Rainiero Cantalamesa, a Monseñor Talavera (México),  quienes pasaron algunos momentos en nuestra casa; también al P. Salvador Carrillo Alday… insisto, entre tantos otros.

También tuve el privilegio de hospedar a gran parte del Equipo Nacional de entonces.

Recuerdo haber participado activamente en la organización del encuentro en el Estadio de Vélez Sarsfield con el P. Dario Bentancourt al que asistieron más de 40.000 personas; el retiro de Sacerdotes para la Región Buenos Aires para el que alquilamos la Casa de los Maristas (Luján), donde predicó el P. Mauricio Uribe, así como el Retiro de jóvenes que predicó en San Miguel.

La primera Misa de la R.C.C. celebrada por el Cardenal Bergoglio en la Catedral Metropolitana, evento multitudinario que excedió la capacidad del Templo y tuvimos que ubicar a la gente en la calle y la plaza.

Tuve el gran gusto de organizar junto al Equipo de la Región, el Encuentro con el P. Emiliano Tardiff en la cancha de Chacarita y la Misa multitudinaria que celebró en la Pquia. “Sagrado Corazón” de Barracas.

En tantos años de participación activa dentro de la Coordinación de la RCC, es interminable la lista de encuentros, reuniones y demás acontecimientos en los cuales para la Gloria de Dios, pudimos ver los frutos de trabajar en equipo, haciendo y dando de nosotros: lo mejor. Por amor a Cristo y Su Iglesia.

A todos los que he nombrado y a tantos que están en mi corazón, mi respetuoso y afectuoso recuerdo de siempre y a Dios: toda la Gloria; al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Amén.

Celia M. de Hovhanessian

(2011)

MVC-003S